La prueba burgalesa mantiene su apuesta por un ambiente familiar y un buen servicio al participante. La marcha cicloturista Vuelta Íñigo Cuesta se celebró el pasado domingo 31 de mayo con una participación cercana a los 500 ciclistas, una cifra que supone un importante incremento respecto a ediciones anteriores y que se sitúa muy cerca del cupo establecido por la organziación. La prueba organizada por el CC Villarcayo vivió una jornada de ciclismo en la que el buen ambiente fue la nota predominante. El tiempo también respetó al pelotón cicloturista, ya que la lluvia únicamente apareció para enmarcar la prueba –justo antes de la salida y a última hora de la tarde–. De este modo, el casi medio millar de participantes pudieron gozar de una meteorología excepcional para la práctica del ciclismo y completar así los 150 km y 2700 m de desnivel de la ruta. El ídolo local y exprofesional Íñigo Cuesta rodó en cabeza del pelotón prácticamente durante toda la prueba, junto con un nutrido grupo de entrenados participantes. Para los más inquietos, la organización estableció un único tramo cronometrado en el KOM del Portillo de Lunada. El resto del recorrido se completó sin sobresaltos y en un ambiente en el que los participantes pudieron disfrutar tanto de los bellos paisajes como de los nutridos avituallamientos. La edición de este año contó con el apoyo y la aportación de un plan de entrenamiento de la plataforma Underbike.com. Además, los participantes pudieron participar en la prueba con el maillot oficial de la marcha, fabricado por la firma italiana Sportful. Más información e imágenes en la web www.laicuesta.com